Sunday, November 18, 2007

El Escorial desde el Cimborrio


La ocasión se presentaba única; un dia escurialense en extremo soleado, casi con demasiada luz y escasez de sombras, justo lo contrario que papa y el abuelo. Claro que en su defensa diremos que papa, al menos, aportó un explendida cámara fotográfica y su pericia en este arte. Me parece que el abuelo, simplemente, se dejó llevar por el padre Gonzalo que se empeñó en transportarlos a las alturas celestiales y lo consiguió, muy a pesar de las protestas de Ramona por la ascensión, que luego se tradujeron, felizmente, en una generosa sonrisa. Desde la Lonja donde mi hermano y yo jugabamos con mama, les escuche a los cuatro resoplar en la subida y luego asegurar que lo mejor, como siempre, había sido la imperecedera cúpula escurialense, a la que llamaron émula granítica de San Pedro y otero simpar donde uno no puede por menos de sentirse mejor que "allá en el mundanal abajo". La experiencia debió de ser para ellos inolvidable y el recuerdo imborrable. Fue un buen equipo con un buen capitán palentino (Gonzalo), quien consiguió su propósito inicial de trasladarlos durante dos horas a esas alturas celestiales.
¿Cuando nos subirán los mayores al cimborrio? Como papa y el abuelo acostumbran a no hacernos mucho caso, se lo pediremos a Ramona y al padre Gonzalo.
Firmado: El abuelo

Labels: , , , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home