Sunday, September 09, 2007

Mas del brother

Hemos ido al zoo de Bangkok, el cual no es un zoo cualquiera; es más bien una ventana a la selva. Da más bien la impresión de que han construido la ciudad alrededor y respetado ese pedacito de realidad histórica. Un ultimo reducto denso en el que los animales se han guarecido acosados por el cemento arrasador.

De hecho, hay una canal que lo cruza, exactamente igual que el resto de los canales que estructura a la ciudad. En el canal había monitores, esa especie de lagartos cocodrilo, y pitones, además de toda una serie de peces blancos, no se si lucios, grises y de colores, grandes y pequeños, igual que en cualquier canal, incluido el de nuestra casa y ese en el que vive Marta y del que cuenta que su gato una vez estuvo esperando a que llegara de trabajar dentro de una serpiente pitón. Después de horas de buscarlo, tuvieron que matar a la pitón y extraerlo de su estomago. Este episodio papa nos lo ha contado con el Principito de Saint Exupery regalo de Abu, en el que un adulto cuerdo confunde un sombrero con una serpiente boa que se ha tragado un elefante.

También había elefantes, tigres, leones, leopardos, osos, cobras, y todo tipo de animales naturales en este clima y vegetación. El brother los conocía a todos, y les hablaba como de diario, como si fuese Mowgli, Baghera o Baloo. Una de las veces el brother le pregunto’ a papa si Baghera estaba enfadado, que no hablaba nada. No le pareció nada raro que Sher Khan también tuviera el día silencioso.

Las jirafas y cebras también parecían en su entorno. Las jirafas nos ofrecieron un intento de apareamiento y las primeras lecciones sobre cigüeñas parisinas a un niño de cuatro anos.

Eran los monos los que tenían mirada triste de zoo. Mas enrejados que de costumbre, miraban a los turistas sin mirar, con las ganas diluidas en los tarros siempre llenos de plátanos verdes. Hay quien diría que viviendo sin dignidad, aunque quizás sólo se referiría a vivir sin riesgo, sin proximidad de la muerte. Tener siempre la comida preparada y no sentir el riesgo a ninguna hora del día parece mucho peor que tener limitada la estancia física a un espacio enrejado.

Ha sido muy cansado ver todo esto. Tan cansado que nos hemos ido a comer cangrejo a un lugar con música tailandesa y el brother y yo nos hemos quedado dormidos y hecho al papa cargar nuestros pesos inertes sobre sus dos pobres vértebras lumbares.

Papa ha dicho que no se puede todavia ir de Bangkok, que le quedan dos cosas importantes, una aprender taichi y otra comer cangrejo en salsa de curry amarillo y huevo.

Labels: , , , , , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home